miércoles, 29 de diciembre de 2010

La última copa

Estaban borrachos. Casi todos. Quizás más de lo que ellos mismos hubiesen
deseado.
El coche frenó en seco y los faros se apagaron quedando todo en la oscuridad, apenas dos o tres farolas iluminaban una acera empedrada, un malecón oscuro
en que rugían las olas y al fondo, una imponente casona que emulaba en su
arquitectura a las que les gustaba hacer a los arquitectos del anterior siglo.
Sobre su fachada, cogaba un cartel luminoso que emitía veloces parpadeos.
Aquella edificación oscura, imponente y adusta se alzó ante sus ojos cegados por el
aguardiente como si fuese un coloso.
Pedro, murmuró algo sobre que el local estaba cerrado y Tomás, rió a mandibula abierta afirmando que veía una tímida luz tras una ventana.
Caminaron a tientas, dando traspiés. Julio, les avisó que continuasen su camino pues tenía el estómago algo revuelto. Antonio, que no había bebido nada, confesó que aquella casa despertaba en él una sensación parecida al miedo y que lo mejor y más sensato era regresar a casa. Pero...
nadie le hizo caso.
Otra vez risas, esta vez frente a la puerta. El motivo: Un viejo picaporte
en forma de garra que aprisionaba un corazón sangrante, el único detalle en color de aquella escultura negra y un aviso a los recien llegados como una advertencia:

BIENVENIDOS AL MESÓN LA ÚLTIMA COPA. EXPERIMENTEN EL PLACER DE MORIR BEBIENDO LOS MÁS SABROSOS BREVAJES.
Ahora comenzó la discusión de quien sería el primero en pasar. Pero nexplicablemente los resortes de la puerta cedieron con un ruido quejumbroso como si una mano
invisible los hubiese accionado y dejado paso a una estancia umbría iluminada por l luz mortecina de unas velas.
De fondo surgió una voz bronca:
-¡Angeline!.¡Oigo pasos!. Pero: ¿Se puede saber donde andas metida?
-¡Oh! ¡Merde!.- Protextó la voz de mujer, que parecía demasiada estresada por el trajín.-Tu sais que je suis occupée mon amour!.
La tal Angeline, vino corriendo, portando en una mano un candelabro y en la otra un paño de cocina de abigarrados colores. Mostraba una sonrisa pícara en sus facciones del rostro irregular que conferían al conjunto una extraña belleza.
Se disculpó en un torpe castellano:
-Pegdón. Pego es que hoy, no espegábamos visitas a estas hogas. ¿Vous comprende?
Caminaron en fila india, siguiendo a aquella mujer alta y delgada intercambiándose codazos y alguna sonrisa cómplice.
Ella, sin volverse nunca atrás, les condujo hacia una barra amplia que alternaba las maderas nobles y un mármol veteado, indicándoles con un largo y huesudo dedo que ocuparan los taburetes de una estancia vacía, únicamente por sus presencias.
A continuación llamó a su esposo con un cierto tono de exasperación:
-¡Rodrigo!. Viens ici!. Attend ces monsieurs!.
Antonio, echó un rápido vistazo al local. Hasta donde le dejaba ver la luz
colgaban de la pared algunos cuadros en los que los tonos elegidos eran tan
oscuros que resultaba difícil discernir el lienzo del marco.
-¡Bien!.-suspiró Antonio echando una rápida ojeada al local.-¡Supongo que estaréis todos contentos!. Hemos llegado borrachos como cubas al Castillo del Conde Drácula y muy pronto saldrá un engendro jorobado a recibirnos preguntándonos que clase de bebida espiritosa nos va a servir.
El engendro, como si fuese una premonición, no tardó en llegar. Sus ojillos eran vivos y aviesos y portaba al igual que su esposa un candelabro de tres brazos.
Desde su imponente altura les miró con un manifiesto desprecio:
-Si me permiten los señores, les recomiendo el licor de moras de la casa.
-¡Bien!.-dijo Tomás.-¡A ver como sabe eso!. ¡Pónganos una ronda!.- Y miró a sus amigos para decir:- La última la pago yo y no admito protestas.
Mientras Rodrigo les atendía. Angeline, se sentó en una mesa apartada y comenzó a jugar con sus tirabuzones negros. Sus enormes ojos verdes seguían felinos los movimientos de sus clientes, siempre solicita a cualquier petición que pudiese producirse.
Antonio no quería beber. Había algo en aquel local que no acababa de gustarle.
Acabó de explotar cuando todos comenzaron a mofarse de él:
-¡Basta!.¡Estoy harto de vosotros!.¡Estáis borrachos como cubas!. Me habéis
manchado la tapiceria, me habéis hecho dar más vueltas que una peonza y total ¿para
qué?. ¡Valientes amigos que tengo yo!.

Una mirada desaprobadora de Angeline:
-Mais non, monsieur!. Est-ce que le liqueur n´est pas bon?.
-¡Perdone señora o señorita!. Pero no le entiendo nada, no hablo en francés.
-Mil disculpas. Yo quiego decig si el licog no es bueno si quiegue alguna
otra cosas.
-No, muchas gracias. Ha sido usted muy amable, prepáreme la cuenta, por favor. Tenemos prisa.
Todos se volvieron a mirarle. Pero:¿Es que te has vuelto majareta?¿O
qué?.¡No serás capaz de dejarnos aquí!. ¡Es sólo una copa! Y además te has ofrecido a pagárnosla. ¡Anda! No te hagas el ronchas! ¡Sólo la última!.
-¡Haced lo que os plazca!. Por mi que os zurzan a todos, os dejaré vuestras consumiciones pagadas y yo me vuelvo al coche.
Acudió a la barra a saldar su deuda y después se encaminó hacia la puerta forcejeando con ella pero no conseguí abrirla.
Presta, Angeline, se dispuso a ayudarle y le despidió con una cálida sonrisa y unas incomprensibles palabras que sonaban muy bien en su boca pero que carecían de todo significado para él.
Allí estaba, solo frente al mar, con la brisa azotando su rostro.
Entró en el coche y encendió la radio. Estuvo como una hora recostado escuchando música hasta que quedó plácidamente dormido.
Pero el maullido de un gato en celo le despertó. Se desperezó y miró el reloj. Habían transcurrido casi dos horas. Ni un alma en la calle..
Esperaré media hora más, se dijo. Sólo media hora y si no salen que les zurzan.
Intentó concentrarse en un crucigrama que había dejado a medio hacer. Fumó
casi una cajetilla. Pero nada...
Del local no había salido nadie aún.
¡Bueno!.¡Ya está bien!, dijo golpeando el claxón. ¡A ver si con esto se
espabilan un poco!.
Otra vez el silencio...
Airado, cerró con violencia la puerta y dirigió sus pasos hacia el mesón.
La puerta estaba cerrada a cal y canto tal y como él la habia visto cuando cerró. Golpeó varias veces pero nadie salió a abrirle.
Su curiosidad le llevó entonces a bordear el edificio en busca de alguna ventana, alguna entrada trasera ya que la principal no daba muestras de querer abrirse.
Lo que se encontró al bordear el edificio le llenó de inquietud y un terror incontrolable.
No lo había visto. No había visto lo que había detrás de la casa.
Era...
Una ráfaga de aire gélido le cortó el aliento. Comenzó a sentir sus piernas flaquear y se derrumbó como un pesado fardo golpeándose la nariz con algo parecido a......
UNA LÁPIDA.
Allí en el suelo, con la nariz sangrante, vio la sombra alargada de un
hombre que cargaba unos bultos oscuros en una carretilla. Y una mujer de
cabellos acaracolados, sonreía sosteniendo una pala, ante lo que parecía ser una
fosa, en la que la tierra había sido removida para recibir a quienes habían bebido la última copa.

domingo, 26 de diciembre de 2010

En la boca del lobo




Ya lo sé. Las cosas son como son y no voy a decir ahora lo contrario: el malo de la historia fue y seguirá siendo siempre el lobo feroz. Suya es toda la culpa y él es el único responsable de todas sus acciones.

Ahora bien, dicho esto, Caperucita fue, al menos, una imprudente: imprudente por meterse en el bosque que, como todo el mundo sabe, es el lugar natural de peligros y perdición; imprudente, por andar dando confianzas a desconocidos (ya ves que ahora se aconseja dejar el menor número posible de pistas personales en los chats, que hay mucho lobo por ahí suelto); imprudente por echar carreritas con el lobo. Ya te digo: una imprudente.

Pero, vamos, el colmo fue meterse con él en la cama: Ya me diréis si eso no fue lo que se dice "meterse en la boca del lobo".


.

miércoles, 22 de diciembre de 2010

EL NIÑO Y LA NIEVE


imagen http://espanol.familiesonlinemagazine.com/SNOWFLAKES.htm

Nunca había visto nevar. Sus ojos, tan pequeños como los albinos copos, se abrieron más allá de las cuencas, y de su boca entreabierta, salía ese ronroneo felino de complacencia inesperada.
- ¿A qué sabe la nieve abuelo?
- Sabe... a nostalgia…
- ¿por qué lloras abuelo?...
- No lloro hijo… se me ha metido algo en los ojos…
- ¿nieve, abuelo?..
- No hijo, no…nostalgia. Y ahora a dormir que mañana te enseñaré a hacer un gran muñeco…
- ¿ de nostalgia abuelo?, - no pudo remediar la carcajada- , no hijo, no ¡ de nieve !.

domingo, 19 de diciembre de 2010

Y de nuevo, la felicidad...


            Completó la decoración de la casa colocando el pesebre en el lugar de honor que siempre se le reservaba. Y luego lo llenó todo de flores, de flores blancas, y amarillas, flores rosas, y azules, y rojas…, flores de color violeta.
            ¡Le gustaban tanto esos días en los que se sucedían reuniones tan esperadas durante el resto del año! Las reuniones familiares, y las de amigos, las reuniones con sus antiguos compañeros de colegio y de instituto.
            Y para ponerle la guinda al pastel, los conciertos. Esos conciertos navideños que año tras año conseguían trasladarla a la infancia, a aquella niñez suya de la que solo podía recordar un estado eterno de felicidad.

martes, 14 de diciembre de 2010

Filandón 3.0. Manda un microrrelato

El filandón es una tradición asturleonesa. Consistía en un encuentro alrededor del fuego, mientras las mujeres hilaban.  Se reunía el pueblo en una casa... al pie del fuego (llar) y allí se contaban historias, se cantaba, se leía, se hacían tareas comunales etc.
Evocando esta vieja tradición, mándanos un microrrelato al email que se dará al principio del encuentro. Los textos se mandan en el momento. El 18 de diciembre. Se irán subiendo al blog los relatos que lleguen. Puedes seguirlo virtualmente en la red o acudir en directo a Divernodia. Allí se leerán en voz alta y se compartirá la escucha con los asistentes.
Si quieres colaborar con una ilustración, mándala antes del 16 de diciembre al email manuelferrero@gmail.com con tu nombre y blog , si lo tienes: el tema o temas de las ilustraciones son el filandón, personas cantando, hilando, contando cuentos o seres mítologicos. También se admiten ilustraciones que muestren historias breves.

Primicia mundial. El primer filandón virtual. Los tiempos cambian y las viejas y bellas tradiciones saltan a la red. Comunidad, cuentos y sorpresas. Gentes de todo el mundo participaran en él. Si quieres saber como se va a realizar apúntate al carro y estáte atento a las novedades de la página:
http://filandon30.blogspot.com/

¿Quieres colaborar con nosotros? Difúndelo ¡Con este cartel del artista gráfico PABLO GARCÍA puedes hacerlo! Sólo tienes que pegarlo en tu blog, facebook, twitter o similar con un enlace a este blog.


Puedes seguirlo también, además de a través de la red... en directo. Vénte a León al Divernodia a las 22h el día 18 de diciembre de 2010: C/ Velázquez, 13
24005 León
Teléfono 987 262 965

Horarios mundiales para poder participar:

Argentina: De 18 a 20 hrs.  
Bolivia: De 17 a 19 hrs. 
Brasil (OESTE-Manaos): De 17 a 19 hrs.  
Brasil (ESTE-Brasilia): De 19 a 21 hrs.  
Chile: De 18 a 20 hrs.  
Colombia: De 16 a 18 hrs.  
Costa Rica: De 15 a 17 hrs. 
Cuba: De 16 a 18 hrs. 
Ecuador: De 16 a 18 hrs.  
El Salvador: De 15 a 17 hrs.  
España (Península): De 22 a 00 hrs.  
España (Canarias): De 21 a 23 hrs. 
Estados Unidos (OESTE-Los Angeles): De 14 a 16 hrs. 
Estados Unidos (CENTRO OESTE-Denver): De 15 a 17 hrs.  
Estados Unidos (CENTRO ESTE-Chicago): De 16 a 18 hrs. 
Estados Unidos (ESTE-Nueva York): De 17 a 19 hrs. 
Guatemala: De 15 a 17 hrs.  
Honduras: De 15 a 17 hrs. 
México (PACIFICO-Tijuana): De 15 a 17 hrs.  
México (MONTAÑA-Chihuahua): De 14 a 16 hrs.  
México (CENTRO-DF): De 13 a 15 hrs.  
Nicaragua: De 15 a 17 hrs.  
Panamá: De 16a 18 hrs.  
Paraguay: De 18 a 20 hrs.  
Perú: De 16 a 18 hrs.  
Puerto Rico: De 17 a 19 hrs.  
República Dominicana: De 17 a 19 hrs.  
Uruguay: De 19 a 21 hrs.  
Venezuela: De 16.30 a 18.30 hrs.

MIRADAS REGALADAS.

Dime,
a quién regalas tus miradas,
dime por qué lo haces,
dime.
Miradas regaladas que dicen,
miradas regaladas que expresan,
qué, van cargadas de palabras
no escritas,
cargadas de
sentimientos que,
no expresas.
Miradas regaladas,
que agradecidas,
¿confunden?
¿emocionan?
¿encandilan?
qué,
sin querer aman.
Miradas regaladas,
que significan, sin compromiso
hablan
sin querer quieren,
sin decir dicen,
sin amar aman.
Miradas agradecidas,
que con palabras dijeron,
que con escritos contaron
qué, los sentimientos llegaron
¿qué significan tus miradas?
dime habla,
¿Por qué las regalas?
Charo Acera.

domingo, 12 de diciembre de 2010

ESTALLIDO


Se acerca la Navidad. Como siempre. Un año más. Es inevitalbe. Villancicos, regalos, comidas, reuniones... Pero ¿quién ha dicho que la Navidad sea siempre ese momento tan gozoso del año que todo el mundo espera con ansiedad...?

ESTALLIDO

            La familia se reunió alrededor del belén. Era la fiesta más esperada para unos y la más odiada para otros. Tal vez no era esa la palabra. Tal vez fuera mejor decir que era temida por el río de sentimientos dormidos que era capaz de despertar.
            El caso es que al final todos estaban allí, alrededor del “nacimiento”, cantando villancicos.
            Hasta que no pudo soportarlo más y se marchó de casa dando un portazo… Para perderse caminando bajo la nevada. Hasta quedar sin fuerzas. Y sin recuerdos.

MOMENTOS DE MAGIA.

Y, en un cruce de palabras, surgió un destello,
Le preguntó:
¿Con quién tengo que hablar?
Y al momento, sus sueños salían por su boca enlazados, con ideas estupendas que, no estaban escritas , ni desarrolladas, ni tan siquiera pensadas, solo eran pañuelos de colores atados por una punta, que, como por arte de magia, salían de su boca y se extendían ante él, que con los ojos muy abiertos recogía ordenadamente los pañuelos, los doblaba y los colocaba con interés, con su cabeza asintiendo, ¡magnífico proyecto!, ¡magnífico proyecto!.
Cuando terminó la exposición, sintió un mareo como los del vertigo y un gran nudo en el estómago, un gran vacío.
¿Y ahora qué?
Ahora a esperar...

jueves, 9 de diciembre de 2010

Felicidad.


          Autor de este hermoso video (Dani)                                                                                                                                                    Para mis amig@s cebollinos.

Cuando la cebolla se queda sin capas ya no hace llorar. Una vez picada solo sirve para hacer guisos. 

miércoles, 8 de diciembre de 2010

El sueño de un héroe


            Tres  de la madrugada. Pisadas solitarias hollan  el silencio que las primeras nieves extienden sobre la ciudad, flanqueadas por los viejos leones que desaparecen  bajo ellas.  Cruzan el puente y, mientras  buscan las estrellas,  encuentran la mirada triste de cientos de años detenidos en el gesto que le encadenó para siempre a su historia.
            Héroe, la leyenda le hizo un héroe. Pero su mano parece desmayada, intentando mantener lejos de sí la daga, sacrificio de un pedazo de futuro, ajena la mirada, la cabeza baja, y el puño apretando con rabia la inutilidad de su espada. Así ocurrió. Y la ciudad que abandonó tan joven lo reclamó con el tiempo entre sus próceres.
            Cae la nieve. Los siglos siguen pasando.  Y, en esta noche nevada, su hoy fría y blanca imagen parece llorar  heroicidades no buscadas, esconder entre los copos el fugaz deseo del hombre por ser solamente padre.
            Pero la historia manda.

viernes, 3 de diciembre de 2010

Educando a Tarzán

.


Versión narrada




Versión escrita

EL FURIOSO TRAJÍN DEL PEREZOSO.

Todo el misterioso encanto de la jungla se hace especialmente intenso en los minutos previos a que estalle la tormenta.

Se para, de repente, el ruidoso gorjeo de los pájaros, el chillido nervioso de los monos, el viento en las copas de los árboles y un bochorno espeso y silencioso avanza reptando como el vaho enredado en el manglar.

Todo cesa de repente. El ir y venir, el revoloteo incesante de mosquitos y de insectos.

Sólo los bichos perezosos parecen despertar de repente y enfrascarse en empresas y trajines como si estuviera por llegar, de improviso, el fin del mundo.

Chita, con gesto de desprecio, observa con desdén el ajetreo:

-"Tarzán, hijo, no te dejes impresionar: el que tiene mucho que hacer es que, todavía, no lo ha hecho".


.