sábado, 5 de abril de 2014

LA CAZA



Estaba arrodillado y repasaban los mandamientos. Llegados al quinto no supo que decir. "No matarás", dijo el confesor, y le llegó el aliento agrio. "¿Has matado, hijo", insistió el cura, y él siguió mudo. De pronto se dio cuenta de que todo era un sueño y oyó ladrar los perros.

martes, 1 de abril de 2014

TABLA DE VERSIFICAR



Le obligaron a estudiar para contable, aunque él siempre quiso ser poeta. Sus padres tenían un almacén y necesitaban que llevase la oficina. Así que ahora está atado a su banco y suma, divide y multiplica. Cinco fósforos más cuatro jilgueros igual a nueve, por dos, dieciocho firmamentos de color.