viernes, 1 de octubre de 2010

Kika





"UN PAÍS, UNA CIVILIZACIÓN SE PUEDE JUZGAR POR LA FORMA EN QUE TRATA A LOS ANIMALES" GANDHI

"UN LADRIDO DE AMOR VALE MAS QUE MIL PALABRAS HIPÓCRITAS"


"NO ME IMPORTA SI UN ANIMAL ES CAPAZ DE RAZONAR. SOLO SE QUE ES CAPAZ DE SENTIR Y POR ESO LO CONSIDERO MI PROJIMO"

"HASTA QUE NO DEJEMOS DE DAÑAR A OTROS SERES VIVIENTES, AÚN SOMOS SALVAJES" Thomas A. Edison



Tengo fobia a los perros y nunca me han gustado pero ella me está ayudando.
El otro día ibamos en coche con Viti y Ana, yo no tenia mucha gana de ir a ese lugar pero Ana estaba allí asi que fuimos a recogerla. Era de noche cuando los focos del coche iluminaron algo. Era una perrita con las orejas largas aleteando al viento y la cara asustadina.
Yo dije que perro más bonito. ¿Estará abandonado? Paramos y nos encontramos con unos chicos que le estaban dando pienso y nos dijeron que ya habían visto a la perrita varios días por allí y que les dio pena pero que ellos ya tenían dos perros más cada uno y NO podían quedársela. El destino es incierto, o cierto, no lo sé.
Tenía programado que nosotros pasásemos por allí en aquella hora concreta para encontrarnos con ella y ahora no sé si nosotros la salvamos a ella o es ella la que vino para salvarnos a nosotros. La cogimos en cuello como un bebe y la subimos al coche porque su destino era morir atropellada en la autopista.
Estaba llena de pulgas y garrapatas, tenía una pierna herida y se ha llevado un golpe en un diente y a consecuencia de esto, va a perderlo porque hay que extraérselo. Yo supongo que ha sido maltratada aunque no puedo saberlo con seguridad, lo que si sé es que cuando ve un coche se refugia entre mis piernas buscando protección, le tiene pavor a las fregonas y se tumba panza arriba para que la acaricies y cuando cenamos en el salón le hemos dicho que ahí no se puede entrar y ella obedece pacientemente sentada. No ladra apenas y sólo lloriquea un poco cuando alguno de nosotros se va. El otro dia la bañamos y la desparasitamos y parece otra. La sacamos todos los días y la llevamos de paseo para que ejercite su musculatura y mejore su patita.
El dia que la encontramos teníamos dos opciones pasar de largo o quedárnosla.
Pienso que que se puede esperar de una sociedad que abandona a las personas y que no tiene ningun reparo en abandonar a sus animales.
A ella le gusta escuchar la musica de Enya y que la cepillen.
Le gusta que la mimen y es tan fiel y cariñosa que es una bendición
Y a estas alturas, ya va sin correa, jamás se escapa de nuestro lado y juega feliz y libre en los parques junto a otros perros y aunque coja, con el femur roto de una fractura antigua, se la ve feliz.

2 comentarios:

  1. Kika se parece a Orlando, el menor de mis perritos labradores, en la forma en que encontró nuestro hogar después de haber sido inexplicablemente abandonado, con la patita fracturada, por por algún desalmado. Comparto todos tus pensamientos sobre el amor a los animales.Rosa, muy lindos sentimientos contiene tu relato. Felicitaciones

    ResponderEliminar
  2. Me gustaría que llegase ese día en que fueran los perros y los abuelos los que abandonen a los dueños en las gasolineras...

    Parece que Kika ha encontrado un hogar. Felicidades a las dos.

    ResponderEliminar