lunes, 21 de marzo de 2011

Educando a Tarzán

.





.
Cuando, al cerrar, Tarzán y Chita bajaban hasta el chiringuito y tienda de regalos "The Sleeping Lion" que habían abierto los blancos en mitad del parque para que los visitantes tomarán un descanso en medio del safari fotográfico, aprovechaba Chita para ponerse al día leyendo los periódicos que quedaban por los bancos.

El día que se encontró con aquella efemérides pasada que decía que


El Diario de León, 1907. (Tomado de http://elleoncurioso.blogspot.com)

le dijo, sentenciosa, a su pupilo:

-Mira, Tarzán,hijo: esto me trae al pensamiento dos consideraciones:
1. Que esto es lo que debe querer decirse con aquello de que "Dios castiga sin palo ni piedra"
2. Que hasta Dios, al castigar, respeta el escalafón: que bien podía haber descalabrado al párroco, que, con más responsabilidades, tendría, seguramente, más ocasiones de pecar.

Tarzán asintió con la cabeza, sin apenas escuchar, enfrascado como estaba, también él, hojeando un número atrasado del VOGUE con la moda primavera-verano de bañadores de Chanel.

.

3 comentarios:

  1. Original como siempre mi querido Tocayo. Muy simpática la nota que comenta Chita y muy acertadas sus reflexiones. Un abrazo y felicitaciones

    ResponderEliminar
  2. Gracias Kapi. Todo esto sólo pretende demostrar que la jungla, "la inmensa jungla" de lianas y arboleda es muchísimo menos salvaje que esta otra jungla de asfalto y mal vivir.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Ah! Qué tiempos aquellos!!Leer los números atrasados del Vogue, o El Corriere della Doménica.Algo había que nos unía a Tarzán!

    Beatriz.

    ResponderEliminar