lunes, 20 de junio de 2011

SU ESPALDA




No le fue difícil imaginar su rostro, llevaba toda su vida deja

No le fue difícil imaginar su rostro, llevaba toda su vida dejando volar sus sueños. Lo aprendió de niño, cuando su maestro no alcanzaba a atraer su atención por completo y permanecía inmóvil, con los ojos como platos, retroalimentando con precisión, como si entendiera cada coma de la explicación, mientras seguía navegando en sus delirios.

Por eso el día que vislumbró su espalda semidesnuda, con la curvatura praxiteliana casi perfecta, no pudo apartar su mirada. La siguió mirando durante horas, impávido, acompasando su rostro con un ritmo hipnótico que la dejaba ver a intervalos entrecortados a través de la ventana del aula.

No la conocía todavía , pero supo en ese instante que era la silueta perfecta, aquella que imaginó sólo en sueños, y que jamás había pensado lograr dibujar con su mirada.

Cuando acabó la clase, siguió quieto y ausente al bullicio de recogida de enseres. Observante, inmóvil y pasmado, la imaginó como una bella romana saliendo del agua, líquida y resbaladiza, recorriendo cada curva con el paso lento y suave de la lengua de dos enamorados.

No pudo apartar su mirada jamás, cuando la ola de lodo y fuego lo dejó inerte para siempre, se quedó allí enterrado vivo, sin poder apartar sus ojos de la ventana. A nadie le importó jamás que la espalda semidesnuda hubiera sido sólo una estatua.

Hoy una brocha lame con tiento su cara, y lo que aquel veinticuatro de agosto del año 79 fue un infernal caldo denso y mortal a los pies del monte Vesubio, está dejando entrever a cada pincelada su rostro, mientras grano a grano se caen, las entrañas del volcán que transformaron al aprendiz de escultor en piedra para la posteridad.

JSS junio 2011

4 comentarios:

  1. Es un buen cuento.Quizá la palabra "feedback" no le cuadra,porque se supone que estamos dentro del Imperio Romano.

    Perlita

    ResponderEliminar
  2. Maravilloso cuento de sutil erotismo que nos trae a la mente la epoca de Pompeya en todo su esplendor. Coincido con Perlita respecto al uso del término Inglés.Felicitaciones Jorge.

    ResponderEliminar
  3. Queridos amigos lectores, podría haber argumentado el por qué de ese anglicismo y no otra palabra más latina, pero lo bueno de ser autor es poder permitirse el lujo de rectificar hasta el infinito tu texto... así que por aclamación popular con el 100 por 100 de los lectores en consonancia, elimino el anglicismo "feedback" y lo dejo como queda, para que no empañe con su lodo lo que el volcán arrasa... gracias por acercarse, leer y sugerir amigos Perlita y Kapizán

    ResponderEliminar
  4. Fascinante como siempre!!!
    Gema Sant...

    ResponderEliminar