viernes, 9 de diciembre de 2011

Barrio Chino

.



Lo cierto es que Juan Antonio, natural de Zambroncinos y conductor de autobuses de "La Paramesa, SL", que hacía a diario la línea León-Valcabado, con domicilio en la calle Tres Mitras de la capital, casado con Celestina y padre feliz de tres hijos (dos niñas y un niño) y que los domingos y festivos, cuando libraba, solía completar sueldo y jornada con alguna excursión del Inserso a Portugal, El Escorial, Salamanca o Santiago, era, dicho sea con todo el respeto para él y sus deudos, un poco corto de luces y ligeramente gangoso, por añadidura.


Estas dos circunstancias, que tampoco es para tanto, le hacían el blanco de rechiflas y cuchufletas en los corrillos de conductores a la espera de la vuelta después de que la tropa de chavales hubiera ganado el jubileo y trotado por las rúas y los bares.


En una de éstas, contaba Juan Antonio su último viaje a Barcelona cuando, buscando un sitio para tomar un bocadillo, se encontró, de pronto, en pleno fragor del Barrio Chino


- Y ¿qué había, Juan Antonio?
- Putas, muchas putas.
- ¿Putas?, ¿Qué es eso, Juan Antonio. Pero, ¿qué es una puta?.
- Hombre, hombre, no me jodas ¿Qué va a ser? Pues una mujer como la tuya.


Y es que, como suele ocurrir, a veces, también él, soltaba verdades como puños.


.

4 comentarios:

  1. No tenía retranca ni nada el tío...
    La foto, muy buena y aparente.
    Venga, animarse, que no quiero estar yo aquí solo chupando rueda...

    ResponderEliminar
  2. Hola Francisco

    Jjaajajaja, lo siento pero no he podido dejar de reír un buen rato. Sería gangoso, pero sabía dar dónde más dolía.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Jajaja Un sabio, Juan Antonio, un sabio.

    Un abrazo, Francisco

    ResponderEliminar
  4. Es bueno el ejercicio del estrujón sintético. Me temo sin embargo que con frecuencia el microrrelato es la expresión de debilidad arquitectónico-constructiva. El chiste o la anécdota con sorpresa son excelentes cuando no quieren ser otra cosa. Microrrelato es palabra que habría que definir. Digo esto no con ánimo de desanimar (!) sino, al contrario, por dar pábulo a una reflexión aclaratoria de esa definición que responde a la pregunta: ¿esto qué es lo que es? Yo diría, Paco, que tu "relato" es ejemplo excelente y aun modelo de lo que quiere decir esa palabra compuesta, donde "micro" parece querer, no reducir, sino nombrar la alta calidad de la historia. Pero... Cómo me gustaría saber más de ese chófer: ese tonto-sabio que da verdades como puñetazos. Un abrazo. Venancio

    ResponderEliminar